domingo, 4 de diciembre de 2011

CAMINATA DE LOS TRES LUNES A SAN NICOLAS DE BARI

Como muchos de vosotros conoceréis la enorme devoción y tradicional visita de los lunes que profesa el pueblo de Jerez a Nuestro Padre Jesús de la Salud en sus Tres Caídas viene precedida por la también tradicional devoción a San Nicolás de Bari. A lo largo de todo el año, se observa los lunes un tránsito más concurrido de lo habitual. Y la iglesia de San Lucas permanece abierta mañana y tarde a los creyentes que realizan las Caminatas en honor del santo para hacer una petición personal.
El ritual exige ser repetido durante tres lunes consecutivos y realizar el desplazamiento a pie desde el domicilio a la iglesia, ida y vuelta, a modo de penitencia.
Una vez en la iglesia, el primer lunes se reza por tres veces la jaculatoria “Señor San Nicolás, óyeme”, seguida de la petición correspondiente y del rezo de un Ave María, un Gloria y la siguiente oración: “Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar, en los cielos, en la tierra y en todo lugar”, añadiendo a continuación la “Alabanza” que figura en la ilustración.

El segundo y tercer lunes se repite el ritual pero modificando la jaculatoria. El segundo día se pide por tres veces “Señor San Nicolás, guíame” y  el tercero “Señor San Nicolás, vengo por mi petición”.

Esta tradición, que también se conserva en otras ciudades españolas, especialmente en Madrid, Castellón y Valencia, en otros tiempos exigía requisitos más rigurosos propios de la liturgia pasada y de una peregrinación, tales como estar "en gracia de Dios" o adquirirla ese mismo día mediante confesión; no haber comido ni bebido desde una hora antes; comulgar durante la celebración de la misa y rezar las oraciones preceptivas.

Es comprensible que todo esto origine en nuestro tiempo una reacción de escepticismo, pero aquí sólo intentamos constatar una consolidada tradición que todavía pervive. Y será muy extraño quien en Jerez no conozca alguna mujer de su familia o entorno que pueda confirmarle su asistencia a las Caminatas para solicitar curaciones o prebendas.


PRIMER LUNES
Señor San Nicolás, por la preciosa Sangre de mi Señor Jesucristo que derramó en la calle de la Amargura, por la corona de espinas que pusieron en su santísima cabeza, por la bofetada que le dieron en su santísimo rostro, por la lanzada que le dieron en su santísimo costado, ¡oh, divino amor! por los azotes que le dieron en sus santísimas espaldas, por el dolor que sintió su Santísima madre en la calle de la Amargura, cuando le vio caer con la cruz acuestas por nuestras culpas; por todo lo que sintió en su santísima Pasión y por la copiosísima sangre que El derramó, te suplico, señor San Nicolás, que te intereses por las necesidades y aflicciones que me rodean, y me des una respuesta favorable en todas mis aflicciones.
Hacer la petición y decir tres veces: "Señor San Nicolás, óyeme" Concluir con la alabanza y oración final.
SEGUNDO LUNES
Se reza la misma oración del primer día, después se hace la petición y se dice tres veces: "Señor San Nicolás, guíame". Concluir con la alabanza y oración final.
TERCER LUNES
Se reza la misma oración del primer día, después se hace la petición y se dice tres veces: " Señor San Nicolás, vengo por mi petición; Señor San Nicolás, vengo por mi petición; Señor San Nicolás, vengo por mi petición". Concluir con la alabanza y oración final.

ALABANZA



Lleno de dulce esperanza
hoy vengo a ti, santo mío,
pues en tu bondad confío
de encontrar mi bienandanza.



Yo se bien que mi confianza
No ha de salir defraudada,
y que veré despachada
mi ferviente petición
pues calmarás la aflicción
de esta alma atribulada.

 ORACIÓN FINAL


Gloriosísimo San Nicolás, humilde y virtuoso Arzobispo de Mira, acuérdate que no se ha oído decir que no alcance tu favor quien a ti se acerca en sus tribulaciones. Confío en ti, espero en ti y te pido seas mi intérprete para con Dios Nuestro Señor, a fin de obtener esta gracia que con toda mi alma te he pedido. Sé mi guía, sé mi salvaguardia y purifica mi alma Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario